miércoles, 2 de septiembre de 2015

“Julie, deberías haberlo hecho tú, pero no tuve las narices de rechazarlo” (Audrey Hepburn)

Julie Andrews aún recuerda la primera vez que vio «Breakfast at Tiffany’s» («Desayuno con diamantes») en 1961.
“La vi en el Radio City Music Hall el día de su estreno,” dijo. “Yo estaba en Broadway, y en mi día libre fui a ver «Breakfast at Tiffany’s». Fui, me enamoré de ella y, luego, la vi dos veces más.”
Ahora, cincuenta años después, le sorprende el gran impacto que tuvo esa película en su vida. Terminó casándose con el director, Blake Edwards, y se hizo amiga íntima de su protagonista, Audrey Hepburn. Aunque ambos hace tiempo que murieron (Hepburn de cáncer en 1993, Edwards de neumonía en 2010), Andrews recuerda nítidamente los momentos que vivieron juntos, especialmente con Audrey.
“No creo que hubiera nadie que no la quisiera,” dijo Andrews. “Y mi marido la adoraba también. Honestamente, creo que si yo no hubiera llegado a su vida, podría haber sido ella.”
Las dos actrices se conocieron en los Óscar de 1964, cuando Andrews ganó el Premio a la Mejor Actriz por «Mary Poppins». Por un giro del destino, Hepburn le había arrebatado a Andrews el papel de Eliza Doolittle en «My Fair Lady», Óscar a la Mejor Película ese año. Recuerda a Hepburn diciéndole, “Julie, deberías haberlo hecho tú, pero no tuve las narices de rechazarlo.”

“Fuimos amigas desde entonces,” dijo Andrews.
Esta gran dama de 75 años acudió a la proyección de celebración del 50 aniversario de «Breakfast at Tiffany’s» en el Centro Lincoln para presentar la película, que ha sido remasterizada recientemente en Blu-ray por la Paramount.
Hablando con Richard Pena, el director de la Film Society del Centro Lincoln, Andrews alabó el icónico vestuario de la película, citándolo como prueba de que el personaje de Hepburn, Holly Golightly, no era más que una señorita de compañía, un debate que se ha mantenido durante años. “No creo que nadie creyera ni por un segundo que ésta fuera una prostituta, por Dios,” dijo Andrews.
Un rumor que no pudo aclarar, sin embargo, es si Marilyn Monroe fue candidata a interpretar a Ms. Golightly. “La verdad es que no lo sé,” dijo. “Pero me alegra muchísimo que terminara siendo Audrey.”


Artículo “Julie Andrews Remembers Audrey Hepburn”, publicado en la revista Parade el 19 de septiembre de 2011 por Emmet Sullivan. Traducción de Laura García Pérez

domingo, 19 de julio de 2015

«Inside out», la película de nuestra vida


¿Has fantaseado alguna vez con lo que pasa dentro de tu mente cuando estás a punto de reaccionar o de tomar decisiones? Yo mucho. Por eso, para mí, Del revés (Inside out, Pete Docter, Ronaldo Del Carmen, 2015) es la mejor idea que ha tenido Pixar en su historia. Ya sé que es mucho decir, teniendo en cuenta que hablamos de los creadores de joyas como Buscando a NemoUp! Monsters S.A. Pero es que esta fantasía animada hace protagonistas a las emociones, ¡A LAS EMOCIONES! y convierte a la mente en escenario, ¡A LA MENTE!

Cinco son las voces que dirigen nuestro ser: Alegría (Joy), Tristeza (Sadness), Asco (Disgust), Ira (Anger) y Miedo (Fear). Más o menos humanizadas, cada emoción es de un color y tiene una personalidad y un carácter muy marcado. Aunque podemos ver en diferentes momentos de la película cómo funcionan las cinco emociones de otros personajes, son las de Riley, una niña de once años, las protagonistas.


Trabajan en equipo, pero cada una de ellas se pone al mando de la sala de control de la cabeza de la niña según en qué momento de su vida se encuentre para guiar sus acciones, originando así sus recuerdos, una suerte de canicas que se van archivando en un laberíntico área de almacenamiento, amarillos si son sobre todo felices, azules si son tristes, verdes si asquerosos, etc. Hasta ahora, su vida ha sido principalmente feliz, por lo que Alegría era la emoción principal, pero dejar todo lo que conoce debido a una mudanza indeseada empieza a hacer mella en su ánimo y ya no son las canicas amarillas las predominantes. 



Algunos de sus mejores recuerdos esenciales, -esos que marcan momentos claves en nuestra vida, positiva o negativamente-, se están tiñendo de azul debido a la nostalgia que le provoca rememorar todo lo que acaba de dejar atrás y Alegría trata de que Tristeza se aleje lo más posible de ellos y de su trabajo en general para no tener que ver a Riley sufrir tanto. 

La incapacidad de Tristeza para mantenerse al margen y el empeño de Alegría por rescatar recuerdos esenciales, marcarán el inicio de una trepidante aventura de ambas por áreas del cerebro que nunca habían explorado en su intento por regresar al cuartel general. Paseamos junto a ellas por El Inconsciente, El Sueño Producciones, La Memoria A Largo Plazo, Imaginalandia o El Pensamiento Abstracto, y encontramos personajes tan fascinantes como Bing Bong, el amigo imaginario de Riley o los trabajadores de los recuerdos, encargados de eliminar lo que nos ocupa espacio en el “disco duro” y ya no necesitamos.


Detalles que tienen algo de familiar y que tocan a un tiempo la fibra sensible y el sentido del humor como Las Islas de la Personalidad (los lugares de la mente de Riley que representan los principales aspectos de su forma de ser) o esa sintonía que no se nos despega y siempre andamos canturreando mentalmente se unen al éxtasis visual que provoca la recreación colorista de nuestra mente y de todo eso que tenemos dentro y nunca podemos ver.


Aunque está catalogada como cine familiar, es una película muy dirigida al público adulto, al tratarse de una profunda reflexión sobre la pérdida de la inocencia, el paso de la infancia a la adolescencia, la capacidad de ser feliz o el sentido de las llamadas emociones “negativas”, que no hay que ignorar ni ocultar. Sus logrados personajes, entrañables y divertidos luchan y aprenden dentro de parajes de nuestro propio cerebro retratados con inmenso gusto e imaginación y nos hablan con sabiduría, humor y sensibilidad de la vida.

El estreno de Del revés es para mí todo un acontecimiento y un enorme regalo. Además de porque se trata de la nueva producción de Disney y Pixar, una garantía de disfrute siempre, porque lo que dejaban entrever los trailers no hacía más que ponerme los dientes largos. Y lo cierto es que la película da lo que se espera de ella. Incluso más.




miércoles, 29 de enero de 2014

Sigo soñando

Creo que ya iba siendo hora de crear una nueva entrada con los últimos sueños que recordé al despertar:



George Harrison pasó durante cuatro años una crisis creativa tan dura que tuvo que dedicarse a producir discos de Xuxa.
____________
Iba a cruzar el paso de cebra de la Calle Guevara, el inmediatamente anterior a los Kostkas, y un coche pequeño se paró para permitirme pasarlo. Era Berlanga, tan viejo como cuando murió, en un pequeño coche.
____________
Una amiga sabía que ella moriría y me avisaba de ello. Tanto ella como yo estábamos convencidas de que pasaría. Cuando se acercaba el momento señalado, estábamos juntas en una estancia pero yo me tenía que ir por alguna responsabilidad y pensaba que aunque me quedara no lo podría evitar. Salía del sitio donde estábamos y oía un disparo, que no me impactaba demasiado. Sin embargo, terminaba llegando a donde tenía que llegar con un cargo de conciencia horrible y creyendo que sí podría haber cambiado su destino.
____________
Mi cuerpo cubierto de arena negra y trocitos de almendras.
____________
Leelee Sobieski y yo encontrándonos en el pasillo de la casa de Guevara, frente a la puerta del Cuarto de los Fantasmas, ambas en bata rosa. El primer encuentro tras su llegada como estudiante de intercambio o nueva inquilina.
____________
Acostumbrad@ de que el papel de Eliza Doolittle lo representaran siempre en el teatro travestís rubias y fornidas, un@ crític@/un@ espectador@/yo, tiene que cambiar la idea de que eso es lo mejor para el personaje. Una vez cambiada radicalmente la opinión, busca desesperadamente por la calle la figura menuda y enjuta de Audrey, que encuentra en blanco y negro y con un gesto de susto considerable.
____________
Formoso y Formosín me buscan insistentemente para que sea su testigo en algún juicio.
____________
Recibo muchos regalos por mi cumpleaños de todas las personas más cercanas con las que tengo trato a diario. Uno es una Elphaba tamaño Barbie. Con la piel verde y vestida de negro, pero es curioso que me guste aunque tenga los labios pintados de rojo.
____________
Bajo a saltos, casi volando, agarrada a la barandilla, las escaleras de EGB del Colegio detrás de Julia Stiles mientras cantamos a todo pulmón, yo instada por ella, ‘Colores en el viento’, de la banda sonora de Pocahontas y un tipo, que no sé quién es, nos sigue.
____________
Decido repetir el examen de Selectividad (por algún motivo desconocido) y cuando estoy estudiando o empezando a examinarme, recuerdo lo mucho que me costaba estudiar Historia y me arrepiento y quiero dejarlo pero ya no puedo.
                                                                     ____________
En un mercado enorme y lleno de bisutería que me encanta y miro con anhelo, elijo finalmente, con mi hermana, un anillo salmón de coral. El dependiente de ese puesto se parece al Rumpelstiltskin de Robert Carlyle en Once upon a time. Tras pagarlo, él me tienta con otro igual pero en azul oscuro, que me pruebo y me gusta mucho más. Miro los dos colocados en mis dedos y le propongo (no sé si en voz alta) quedarme el azul y devolverle el otro. Sin embargo, le tiendo unas cuantas monedas como hace la gente mayor en los supermercados para que l@s cajer@s cojan ell@s mism@s el importe exacto. Y después de que se cobre el segundo anillo, le reclamo la mitad del dinero mientras le doy el rosa. Pero él se niega en redondo sonriendo con malicia. Grito muy fuerte, le insulto y le recrimino que me ha engañado mientras él se muestra complacido. Como no me calmo, la policía termina llevándome de allí a la fuerza.
                                                                    ____________
Segurísima de que un par de niños con los que estoy han ido a clase con mi hermana, aunque ellos niegan incluso ser de Santander, rebusco las fotos de ella con sus diversos grupos a lo largo de los años que guardamos en casa. Me cuesta muchísimo encontrar esa en la que pienso que están ambos, pero al final doy con ella. Y compruebo que ninguno aparece y deduzco que me he confundido por haber mezclado en mi mente las caras de otros dos que sí iban con ella. Al instante mi hermana y yo nos damos cuenta de que en realidad los conocíamos del programa Esos locos bajitos, de ser uno de los compañeros de Lucas. Pero no, en realidad, de lo que los conozco es de uno de los especiales infantiles de Cruz y Raya. Eran los niños que bailaban un remix de los que cantaban Juan y José.
La misma noche descubro encima de mi viejo armario y llenos de polvo, todos los cuadernos vacíos que valen para ser usados.

                                                                    ____________
Me dirijo por fin a la autoescuela que elegí aquel verano, decidida a apuntarme para conseguir el carnet de conducir. Pero una vez he atravesado la amplia y vacía estancia del local y cuando llego al mostrador, me encuentro a una familia de personas al más puro estilo Freaks: baj@s, sin pelo, desgarbados, con el aire perdido, ... que no parecen tener ningún interés en hacerme cliente, sino más bien en perderme de vista. Pienso que ese negocio tiene que estar a punto de cerrar y que he confundido dos autoescuelas próximas, de la misma zona, aunque los nombres no se parezcan.
Mi hermana, por ese mismo barrio o quizá en su casa, es consumidora habitual de crema hidratante de aloe vera. Que es de aloe vera y que por eso será nutritiva es su argumento cuando la reñimos por esa costumbre.       
                                                             

                                                             ____________
Estoy con mi madre en un supermercado (¿Lidl?) donde el hambre me hace empezar, sin pagarla, una tableta de chocolate negro de Lindt, liso y grueso, que no me gusta mucho y con la idea de no pagarla. Viene un guardia de seguridad a preguntarme qué pienso hacer con el artículo, porque están hartos de los robos. Yo miento mucho, le digo que pensamos pagar y flirteo con él. Lleva barba y tiene una cara bastante aterradora. Le digo a mi madre que para solucionar la situación iré a otro supermercado lejano, donde uso unos cupones de descuento.
                                                             ____________
Sapos, sapos y más sapos, reproduciéndose a causa de la humedad de una habitación que era mía, ¿la de antes?. Primero poco a poco, a lo largo de los días y luego rápidamente, casi de forma instantánea, a partir de un líquido transparente que segregan. Al aparecer, se van colocando en paralelo, muy juntos, dibujando el perímetro del cuarto. Se puede ver el proceso en directo. Mucho asco y mucho descoloque y no saber qué hacer. 
                                                             ____________
Mi madre, tras un viaje o pasarse por el rastro, me trae un cassette de Rocío Dúrcal que contiene la canción por la que me había interesado y le había preguntado porque quería escuchar, Margarita. Giro la cinta para mirar la lista de canciones y esa es la primera. La portada esa una foto suya vestida de colores pastel, del estilo de los del fondo.
                                                             ____________
Estoy en un espectáculo  consistente en que una mujer gordísima con unas tetas que me hacen pensar en las del fantasma gordo de Casper, se raja cada una de ellas en nueve partes. Es muy desagradable de ver pero no sangra.
                                                             ____________
Charlize Theron es prostituta y mi mejor amiga y me pide que sea testigo y juez de su vida.
                                                             ____________
Construyo un lugar del que lo único que recuerdo ahora es que a la salida de un túnel que estoy montando hay nieve y un signo de la presencia de Papá Noel.
                                                             ____________
Estoy en el piso de mi amiga MRA ¿en Madrid? y aparece de repente una niña rubia preciosa, de unos dos años, que parece que ser su hija. Sorprendida, porque es la primera noticia que tengo, pregunto a mi hermana y a mi prima, que también están allí y que saben perfectamente que mi amiga ha sido madre, dicen que a través de Diana. A mí me molesta que no me lo haya contado, sobre todo porque me doy cuenta de que esos días que yo la he notado ausente a través del Messenger, que apenas me ha hablado, han sido los de su embarazo, durante los cuales ha sufrido muchísimo y que no ha querido compartir conmigo. Me siento ofendida porque no ha confiado en mí. Lloro sin poder evitarlo y ella me dice que si me voy a poner así es mejor que me vaya de su casa.
                                                            ____________
Con Mada o Bea estoy peinando la ciudad en búsqueda de material de Parchís, yendo a las direcciones que tengo apuntadas hace años porque han enviado cartas a revistas en búsqueda de fans. Tras pasar por varios pisos bastante sórdidos y calles que no son necesariamente de mi ciudad, nos despedimos de Mick Jagger, que ya no nos puede ayudar más, en una zona que es a la vez desconocida y próxima a un río y que se encuentra al lado de Espacio Joven de Santander. Baja por las escaleras y cruza el paso de peatones para llegar al Ayuntamiento. 
                                                            ____________

Un cocodrilo con cuerpo de insecto palo.                                                            
                                                            ____________
Emprendo un negocio con Celeste Holm.                
                                                            ____________
La cocinera mayor de Downton Abbey, en cuanto tiene tiempo libre y puede pasear por la ciudad, prefiere dedicar su tiempo a escuchar a un hombre experto en astrología en lugar de pasarlo conmigo, lo que considero una falta de interés hacia mí.
                                                            ____________
Trabajamos con Marlene Morreau y muchos cómicos españoles en un ¿corto? y como ella dice que si queremos que siga en el proyecto, Arévalo se tendrá que ir (porque no lo soporta), votamos y por mayoría gana Arévalo y ella se marcha.
                                                            ____________
Amaya Uranga en mi casa y le pido a mi madre algo de comer para dárselo. Me da dos trozos de pizza recalentada que a Amaya no le gustan y no come.                                                                      
                                                            ____________
Dejo el móvil fuera de su funda en medio de la cuneta de una carretera para acudir al otro lado de la carretera, donde está Pablo Carbonell, con el que quiero hablar. Me acerco a él, que tiene un enorme tupé rizado y le digo que me hace mucha ilusión conocerle porque es una de las primeras caras televisivas que recuerdo. Me pregunta él que si de Planeta Imaginario y yo, extrañada, le digo que no, que de ‘La Bola de Cristal’. Me dice muy serio que él no trabajó allí. Le pido hacerme una foto aunque veo que está preparándose para ir a la cama (lleva el pijama, las zapatillas y el neceser en la mano) y él accede y dice que si salgo mal, se repite. Nos la hace Piñal y pienso que jamás la conseguiré. En realidad es Nieves Herrero quien nos la hace, a la que luego pido que me la envíe.
                                                            ____________
José Luis Serzo expone en el Palacete del Embarcadero y es una muestra maravillosa, repleta de cosas mágicas. Hay incluso un retablo lleno de cuadros, esculturas y creaciones suyas. Se me ha olvidado cómo es físicamente y lo confundo, en principio, con Arturo R2. Él me dice que le consta lo fan que soy.
                                                        ____________
Loli y Mamá montan un negocio de corte y confección en el que coserán ellas mismas la ropa. El sitio es grande, con varios pasillos llenos de láminas de metal repletas de telas de colores cortadas muy pequeñas. Es agradable la sensación de que funcionará, que nunca nos faltará el dinero. Por allí pasa David Trueba, muy escuchimizado, con la mitad de tamaño que en la realidad, vestido con un jersey naranja y MOL dice que ahí se ve lo pequeño que es. Pasa por la tienda como si fuera un rastro, mirando a un lado y a otro. Como recepcionista trabaja una Liz Taylor mayor y llena de diamantes. Ella me ayuda a salir cuando me voy y recorremos una cuesta ascendente en un monte por la que hay que pasar necesariamente para irse. Veo a los dos hijos pequeños de LLL y me fijo en una casita, pensando que será allí donde vive. Liz Taylor me deja porque se tiene que ir y yo me doy cuenta de que me he dejado el bolso y que tendré que volver.                
                                        ____________
En un pueblo en el que se celebran conciertos al aire libre, con grandes extensiones de campo, MOL se pierde porque quiere emborracharse con IB e irse a solas con él a otra zona que no me dice dónde está. Aunque le intento seguir y llamo por teléfono, me cuelga o desaparece. De repente me encuentro con Mike Love y siento entre rabia y satisfacción porque MOL se lo esté perdiendo. Hablamos algo sobre The Beach Boys, le digo que me encantan y me pregunta que cómo puedo saber tantas cosas de ellos. Le contesto que a mí me gusta mucho el grupo, pero que si conociera a mi novio, fliparía, que no se imagina cuánto le gustan y analiza su música. Él me da a entender que le quiere conocer y que le gustaría comprar el vinilo que yo llevo en las manos. Es de The Beach Boys, pero en la portada sólo aparecen Mike, su hijo Christian, su hija Ambha y alguien más caminando plácidamente por el campo, fotografiados muy de cerca. Lo quiere porque es muy difícil de conseguir y para regalárselo a su hija. Le pregunto que si a Ambha y contesta, sorprendido porque conozca su nombre, que sí. Le digo que el vinilo no es mío y aunque pienso que MOL estará encantado de vendérselo y sacar dinero por él, no me coge el teléfono y no me atrevo a hacer la transacción con Mike, que está empezando a regatearme. Le hablo de que ya lo conocimos en Canarias, Tenerife, que había dado un concierto con Bruce, aunque éste se metió en el autobús, pero no reacciona. Desaparece e intuyo que será para preparar el concierto que va a dar, pero me entero de él cuando ya ha empezado. Me acerco a la zona y hay tan poca gente que me puedo poner en primera fila. Al sonido de la música, reaparece MOL. 
                                        ____________
Juan Carlos de Borbón está con parte de su familia lavándose los dientes en mi baño a la vez que yo. Y en casa comentamos, burlones, que se está haciendo el fino al usar una taza de porcelana y que no escupe al enjuagarse sólo por aparentar.
                                        ____________
7/04/2015_ Es mi costumbre viajar con Cimorelli allá donde van, supongo que para ver todos sus conciertos. Esta vez pretendo repetir, pero pienso que ya vale de ir en avión porque sí, que yo prefiero el autobús, así que me compro billetes de ida y vuelta de autobús con un horario compatible con el suyo. Cuando me fijo bien, con las prisas he comprado el de ida de bus y el de vuelta de tren, con lo que me ha salido tan caro como uno de avión. Pienso que es una tontería porque habría podido ir con ellas por el mismo precio. Les acompaño al aeropuerto para despedirlas y me doy cuenta de que está a punto de ser mi hora de salida. Intento una serie de maniobras semi-imposibles pero viendo que tengo el tiempo tan justo, decido pasar del viaje. Y es un alivio. 
                                        ____________
8/04/2015_ Están todas las Cimorelli en mi casa de Guevara, por la zona del baño. Han venido a verme porque saben que me hará mucha ilusión y van saludándome una a una haciendo un pequeño numerito de entrada y enseñándome la ropa que llevan. Lisa, que tiene la melena lisa, morena, brillante y preciosa, se gira mientras me sonríe para mostrarme sus bailarinas tipo ballet de color morado porque sabe que me encantarán. Me emociono al verlas y voy al ¡armario de esa cocina! a por mis manoletinas moradas suaves para decirle que son una mezcla de las suyas y el calzado que lleva Christina. Ella parece pensar que es una tontería pero a Lisa le gusta la ocurrencia. Se "presenta" Katherine y todas me miran sonriendo porque saben que ahí hay algo especial. Ella lleva un recogido doble, primero en la parte superior de la cabeza y luego en la inferior y el vestido bajo, como con desgana (aunque está radiante de felicidad) y se le ve parte del cuerpo. Es azul oscuro y le digo que me encanta ese color para los vestidos y que tengo dos así. Dani y las demás están en la bañera duchándose y poniéndose más guapas aunque ya venían impecables.
____________
23/04/2015_ En un monte nevado veo acercarse un enorme y amenazante alud de nieve que me asusta mucho. Me subo a una barandilla a caballito y así colocada espero. Cuando ya ha caído todo y estoy totalmente sumergida en esa manta blanca, me doy cuenta de que es transparente y se ve a través de ella. La respiración no parece ser un problema y pienso que no era para tanto.

domingo, 12 de enero de 2014

Si quieres ser feliz para el resto de tu vida


Uno de los finales de película que más me ha marcado. Por Ricci y Winona, dos de las actrices más importantes de mi infancia y adolescencia, por su optimismo y el afán de superación que transmite, tras una peripecia argumental no exenta de dramas, que relaciono con el de otro final cinematográfico de este año, y, ante todo, por esa encantadora canción de Jimmy Soul que se pegó a mi memoria musical como el chicle más delicioso.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Concierto homenaje a Juan Carlos Calderón



En dos partes. La primera, protagonizada por sus descendientes, nieta y sobrino nieto, quienes le homenajearon tocando ‘El Albaicín’ de Albéniz y dos preludios de Rachmaninoff, por un vídeo con una entrevista grabada en ‘Villa Asunción’, su casa, y por una banda de jazz, liderada por el guitarrista Daniel López de Arróyabe, sobrino del compositor, que trasladó los sonidos del Drink Club al Palacio de Festivales ejecutando piezas del disco ‘Bloque 6’ de Juan Carlos.

Y la segunda, apoteósica. El Consorcio (sin Sergio, convaleciente en la cama) interpretando, acompañados de una orquesta sinfónica, una selección exquisita de obras compuestas y/o arregladas/producidas por Juan Carlos para las distintas formaciones de los Urangas y compañía: ‘La otra España’, ‘Piel/Búscame’, ‘Había olvidado’, ‘El vendedor’, ‘Quién te cantará’, ‘La llamada’, ‘Vencedor o vencido’, ‘Tómame o déjame’, ‘Secretaria’ y ‘Pange Lingua’. Sin olvidar ‘Eres tú’ como colofón, que tuvieron que repetir ante una sala Argenta llena a rebosar y puesta en pie que se resistía a dejar de aplaudir, incluso una vez había quedado vacío el escenario. 

Emocionantísimo homenaje de su Tierruca al “Maestro Juan Carlos”, como a Amaya contó que le gustaba llamarle, entre el cariño y la admiración. La excepcional intérprete, compartió, a lo largo de la hora y media que duró su concierto y luchando contra las lágrimas, algunos detalles entrañables, de tantos que habrán perlado una relación profesional y personal que ya ha cumplido 40 años. Por ejemplo, cómo reaccionaba El Maestro a este apodo, que con esa seriedad cómica suya, le contestaba: “¿Pero qué dices, chavaluca?”.

domingo, 10 de marzo de 2013

Audrey se sinceró conmigo en sueños


Estamos varias personas de fiesta en una casa, en una habitación bastante pequeña. Tengo la sensación de que allí todos vamos a terminar emparejados. Audrey Hepburn está en el grupo, sonriente, despreocupada, aparentemente feliz. Winston, de New Girl, pretende ligar con ella y a mí me parece absurdo y chocante, porque tengo claro que ella debe estar conmigo, ya que para eso nos han metido a las dos en esa escena. Así que se lo intento explicar a él. Aunque al principio está reacio y molesto, su estado de embriaguez le hace ceder pronto y opta por cualquier otra chica que tiene más a mano. Me voy con Audrey a la habitación de mis padres de la antigua casa y me siento con ella en la cama. La abrazo. Siento lo menuda que es y lo delgada que está. Y le pregunto si es feliz y cómo se siente. No quiere hablarme de nada. Le enseño una foto donde sale su hijo Sean y finge no conocerle. Le digo que yo sé que es infeliz y que me lo puede decir sin problema, que tengo una cruzada personal contra quien la etiqueta erróneamente de glamourosa superficial. Quiero enseñarle la entrada de mi blog donde hablé de eso, pero no parece fiarse de mí. Finalmente termina llorando. Mi padre entra, nos ve allí juntas y vuelve a salir del cuarto.

sábado, 20 de octubre de 2012

Oda a Cimorelli

ODA A DANI 
(Kath Cimorelli, 2011)
¡Feliz undécimo cumpleaños, Dani!


Dani, 
Mi hermana pequeña, 
Te quiero más que al verano
Cuando quema el sol
Y el mar está frío
Y conducimos en mi coche
Mientras nuestras canciones favoritas suenan bien alto

Te quiero más cada día
Porque con tus ojos
Verdes como el melón
Y tus pecas espolvoreadas
Por tu cara como estrellas
Y tu voz salada
Crujiente como el otoño
Veo la belleza
De la fuerza e inocencia
Juntas y envueltas
Como regalos de Navidad

Eres el equilibrio perfecto
Entre dar y recibir, entre blanco y negro
Tomas cada día y le sonríes
Y de pronto sale el sol
Porque incluso cuando llueve,
Tus ojos brillan

Y me cuesta creer
Que seas mía
Soy más que afortunada
Por llamarte hermana
Cada vez que oigo
Tu risa chispeante
Alborota mis pensamientos
Como vidrio rompiéndose
Tocas mi corazón
Como el alfarero a la arcilla
Y me haces creer
En que cada día
La magia se esconde
Esperando que alguien la encuentre
En una palabra o en un baile
O en un corazón que se cura

Gracias por ser
Un petardo, una tempestad
Una fuerza con la que hay que medirse,
Mi hermana,
Mi hermana pequeña.


Con cariño, Katherine :)
_________________________________________________________________

Por si alguien se pregunta quién es esta poetisa por la que profeso súbita admiración y que dedica tan bonitas palabras a su hermanita, confesaré que se trata de una de las componentes del grupo musical Cimorelli, seis hermanas, Christina, Katherine, Lisa, Amy, Lauren y Dani, entre los veintidós y doce años, educadas musicalmente por su madre desde su más tierna infancia, que además de cantar maravillosamente bien, tocan instrumentos, componen sus propios temas y armonizan las múltiples versiones que graban. Algunas, como la autora de la oda, también hacen sus pinitos en la poesía y la pintura.

Yo descubrí por casualidad sus vídeos en YouTube, donde se dieron a conocer hace ya unos años y hoy me declaro fan, como esa horda de adolescentes de todo el mundo que las adora. Sus audiovisuales, en un delicioso punto medio entre lo amateur y lo profesional, repletos de armonías, simpatía, el buen humor que derrochan, el entusiasmo que transmiten siempre que se ponen delante de una cámara, los hace realmente agradables para la vista y, sobre todo, para el oído.

Para muestra, dos botones. Y que sigan deleitándonos con su música mucho tiempo.